Los peligros de practicar mindfulness (2a parte)

mindfulness peligros

En la primera parte de «Los peligros de practicar mindfulness» te hablo del intrusismo profesional y de la falta de conocimientos de muchas personas que, a día de hoy, ostentan el título de «facilitador de mindfulness

En esta segunda parte quiero hablarte de la importancia del objeto de meditación (aquello en lo que entrenas tu atención) y la calidad e intención de la motivación (cómo practicas y con qué objetivo).

Si bien es verdad que observar como mueves el tenedor, te lo acercas a la boca, la legua recoge el alimento y todo eso que se supone que debemos hacer en el mindful eating tiene pocos peligros, el cómo te concentras y el para qué lo estás haciendo son importantes.

Mindful eating para adelgazar es algo que está de moda y funcione o no, no es lo importante. Lo importante es que esa motivación de no aceptación del cuerpo, quizás de falta de disciplina o lo que sea que te lleva a querer adelgazar disfrazada de espiritualidad, es alimentar lo que el mindfulness quiere destruir: el apego y la aversión a las formas.

Huelga decir que el mindfulness del dinero, el mindfulness de la salud, del amor, etc están ya tan alejados de lo que es en realidad el tema que no sé hasta qué punto usar la palabra mindfulness no es nada más que un engaño comercial.

Déjame hablarte de miccha sati.

LA GEMELA MALA DEL MINDFULNESS

Los profesionales de MBSR se dedican única y exclusivamente a lidiar con los procesos de estrés, ansiedad y depresión. A menudo son psicólogos o profesionales de la educación o la medicina. Los facilitadores de mindfulness, como comentaba más arriba, son otro tema.

Con frecuencia los facilitadores de mindfulness se dedican a hacerte creer que esto se trata de «conseguir» cosas. Descuidan la importancia de la motivación pura detrás de la práctica y desarrollan apegos, aversiones y visualizaciones en las prácticas que promulgan.

Además en muchos casos obvian la ética y la moral, de nuevo. Quizás consideran que el estilo de vida de cada uno es personal y entrar ahí sería participar de una doctrina moral y probablemente tengan razón. No olvidemos que el budismo es una religión al fin y al cabo.

En budismo, la práctica de Sati (atención) es implícitamente Samma-Sati, (atención correcta o apropiada). En qué te concentras, cómo te concentras y con qué intención te concentras son parte de la práctica y hay una manera correcta y una manera incorrecta de hacerlo. En Sattipatthana Sutta te concentras en cuerpo, sensaciones, mente y enseñanzas, te concentras con determinación y perseverancia y la intención es desapegarte de ellos y ver la verdad de la impermanencia y el sufrimiento.

Concentrar nuestra atención en otros objetos, con una motivación diferente a la de la consciencia, y practicar mindfulness con los intereses personales de cada uno por delante se considera Miccha-Sati (atención incorrecta o inapropiada). Practicar así nos aleja de la consciencia y nos acerca al sufrimiento por el que desarrollamos en lugar de aceptación, apego y aversión.
Micchia-Sati serían por ejemplo los cursos de mindfulness para la alta ejecución en empresas con fines de lucro, midfulness para militares o ejercicios de visualización para atraer dinero, tan popular en el mundo de las pseudociencias.*

*No quiero abrir debate sobre la utilidad de aplicar micchia-sati para el beneficio personal, mi propósito es explicar cómo se entiende el mindfulness desde las enseñanzas originales. Luego cada uno es dueño de sus decisiones.
Sin la intención consciente (obsérvese la paradoja) de torcer el camino de nadie, muchos coaches y facilitadores de mindfulness embellecen la práctica para que resulte más apetecible, vendiendo beneficios mundanos y de pensamiento positivo. Reclamos que te animan a buscar todo lo contrario a lo que se propone en la práctica original, cuyo objetivo es liberarse de todo lo mundano que es lo que causa sufrimiento según las cuatro nobles verdades del Buddha.

En esta agencia de coaching venden mindfulness así:
«Empresas más saludables, felices, conscientes y rentables gracias a la práctica del Mindfulness.
Crece como líder. Grupo de práctica de mindfulness y meditación online.»

O sea ganar dinero y liderar equipos, me pregunto si desde la terapia cognitiva de reducción del estrés de Kabat-Zinn o desde el desapego a lo mundano y la liberación del samsara o simplemente no tiene nada que ver con ninguna de las dos cosas pero decir mindfulness vende. Esto es Micchia-Sati.

En este otro artículo se habla de ser más abundante económicamente gracias al mindfulness, aunque luego el artículo sea un compendio new age de pensamiento positivo que no nombra la consciencia ni la atención plena en ningún lugar.

Que no se me malinterprete,  yo no tengo nada en contra de ser abundante y tener chines por doquier. El dinero no es malo, obvio. Pero tampoco es bueno en realidad.

Me pregunto qué tiene que ver la «consciencia plena de aceptación de la impermanencia y la contemplación sin juicio» con «meditar para tener más dinero», me pierdo. O qué tiene que ver con la terapia de gestión del estrés de Kabat-Zinn. Nada. De nuevo el objeto no es el apropiado según las enseñanzas originales ni el modo en el que nos acercamos a la práctica. Esto también Micchia-Sati.

Incluso usar mindfulness con el objetivo de curar tu estado de salud Micchia-Sati. Como he comentado más arriba lo importante es en qué te concentras, cómo te concentras y para qué te concentras. Aunque haya beneficios de salud colaterales.

Entonces, ¿qué quiero decir con esto?

  • ¿Que la gente es mala-malísima y solo quiere liar al personal? Dúdolo mucho.
  • ¿Que es éticamente incorrecto utilizar la concentración para conseguir tus objetivos? Pues obvio que no.
  • ¿Pero estos reclamos de abundancia y salud están en concordancia con lo que es el mindfulness en realidad? No tienen absolutamente nada que ver con el mindfulness budista ni con el MBSR de Kabat-Zinn, nada, cero, zip!
  • ¿Eso importa? Pues depende de si lo que estás vendiendo es mindset de éxito, reducción del estrés, pseudociencia, humos varios o espiritualidad.
Afirmaciones del tipo «el universo está para servirte», creer que vibras más alto que otras personas, que el dinero fluye hacia ti, etc. Son ideas diametralmente opuestas al  concepto del mindfulness y demasiado cercanas a los delirios de la new age. ¿Es malo? No, pero no es nada mindful.

Nada en contra de que cada uno decida dónde invertir su tiempo y la alimentación de su mente.
Nada en contra de que cada persona trabaje en esta vida su espiritualidad como quiera.
Nada en contra de lo que no es mindfulness.
Este artículo tiene como objetivo aclarar qué es, qué no es y quién te está tomando el pelo, desde el morro o desde la desinformación, vendiendo mindfulness y entregando el secreto.

Algo que puede parecer tan inofensivo como las expresiones que te escribo más arriba, meditadas en mindfulness puede llevarnos al delirio, al narcisismo, al autoengaño, el orgullo, a la impaciencia, el egocentrismo y alejarnos más que nunca de la consciencia plena sin que nos demos ni cuenta. Atención en el objeto erróneo: Micchia-Sati.
Así que por esta desatención a la manera correcta de practicar mindfulness y el machambrado espiritual, sumado a querer usar la palabra como reclamo publicitario es mi tercer motivo para recomendar que os informéis bien y tengáis claro dónde os metéis… eso, o beber directamente de la fuente original.

En la primera parte tenéis los recursos español e internacional para encontrar un MBSR certificado.
Si queréis acercaros por la vía filosófica busca un centro budista Theravada, Zen o Mahayana en tu localidad.

Ya por último las pocas ganas de contrarrestar la información:

LA NECESIDAD IMPERIOSA DE REMITIRSE A LOS DUDOSOS AVALES CIENTÍFICOS

Si bien es cierto que hay muchos estudios y experimentos en los que se describen mejoras tanto en el estado emocional como físico del practicante regular, ninguno de estos estudios demuestra nada concluyente. A día de hoy, una de dos, o esos estudios no siguen el protocolo o no cuentan con el aval de la comunidad científica.

La Sociedad Mindfulness y Salud afirma que «la ciencia ha demostrado» que la práctica de Mindfulness (MBSR) reduce la mortalidad en ciertos tipos de cáncer y da porcentajes de mejora en enfermedades coronarias. Afirmaciones de este tipo no son solo engañosas y por lo tanto peligrosas, sino que merman en la credibilidad de enseñanzas tan importantes que, practicadas correctamente, son impagables para el bienestar general de la población.

Aquí tienes el estudio sobre el cáncer de mama que aportan como aval, también el famoso estudio de Harvard al que muchas personas hacen referencia es este y no hay conclusiones finales ni grupo de control.

Obvia decir que no te dan links a los estudios, los he tenido que buscar yo. Una vez leídos entiendo por qué.

Un despropósito de argumentos falsos, sinceramente, no lo entiendo.

¿Es necesario tener el aval de la comunidad científica y cientos de algoritmos matemáticos que demuestren que practicar la atención plena es beneficioso?

Mi opinión es que no, también es verdad que el mindfulness según las enseñanzas originales nunca tuvo la intención de lidiar con la salud física por ejemplo. El MBSR o MBCT tampoco, el objetivo  de Kabat-Zinn es ayudar a gestionar el estrés y prevenir los procesos de depresión y ansiedad y esto se ampara bajo los avales de la terapia cognitiva conductual.

Son muy pocos los años que lleva esta práctica en el mainstream y el interés de la ciencia es relativamente nuevo como para tener resultados convincentes y concluyentes. Hay tesis, casos de estudio y mucha literatura que apunta hacia resultados muy positivos como el de la American Psychological Asociation.

Entonces ¿por qué considero el dudoso aval científico un problema? El problema no es la falta de aval, el problema es la necesidad imperiosa de los defensores del mindfulness de utilizar lenguaje científico y afirmar que existen tales pruebas irrefutables cuando no las hay, esto denota intrusismo pseudocientífico,falta de profesionalidad, de conocimientos y de respeto por los alumnos o la práctica en sí.

Esto, entre otras cosas, merma la credibilidad de los profesionales MBSR y los maestros budistas al punto de la mofa de ciertas facciones de la comunidad científica, es caldo de cultivo para los vendehumos y al final, por si eso no nos importa, se crea una argumentación ad nauseam que, en muchos casos destruye el pensamiento crítico.

Con este argumento cierro este artículo doble. Ojalá mi intención de lanzar luz y aclarar conceptos, de acompañarte en la dirección de la profesionalidad, la ciencia y las enseñanzas originales sea evidente.

Si tienes alguna pregunta, dudas o tienes ganas de contarme tu experiencia al respecto no tienes nada más que dejarme un comentario aquí abajo.

2 comentarios sobre “Los peligros de practicar mindfulness (2a parte)

  1. Existen profesionales como el biólogo Estanislao Bachrach o el Dr Facundo Manes o el Dr López Roseti que practican y hablan sobre los beneficios de la meditación. Yo soy profesora de meditación y estoy de acuerdo con vos respecto al mindfulness y su publicidad . Y así sucede también con terapeutas alternativos que hacen un curso de un año y nunca han leído ni la biografía de Freud o leído Patanjali . Gracias por tu aporte.

  2. Hola Melina,
    gracias por tu aporte, voy a echar un ojo a los doctores que nos recomiendas. Mis aprendizajes y experiencia, así como las clases que yo puedo guiar son basadas en Vipassana, los beneficios de salud que pueda tener la meditación es algo que nunca me ha importado en realidad, pero está claro que eso es sobretodo lo que llama al occidental secular, así que, de nuevo, gracias por el aporte.
    Un abrazo,
    Lou

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *